greco05

El perfeccionamiento personal a través de la retórica

Publicado por Arturo Zárate Ruiz Artículo

La retórica exige al orador suplir evidencia para sus propuestas, es más, partir de la experiencia sensible en el esfuerzo de establecer sus pruebas. Sin embargo, dentro de una cultura moderna, que se nutre de la filosofía empirista, el orador confunde no pocas veces la prueba con la experiencia sensible en sí. Este error presenta consecuencias desastrosas en la racionalidad del discurso. Corregirlo exige buscar la prueba en las cosas mismas. El ser de las cosas nos informa no sólo de su naturaleza, sino también de esa perfección posible, que, según su misión, el orador propone a su audiencia.